Visado por aquí, visado por allá…

3 Sep

Mi pregunta es: ¿Que les habremos hecho a estos Australianos para ponernos tal dificultad a la hora de tramitar el visado?

Mañana a la 00:01 sale mi bus con destino: Madrid. Llegaré a las 5 de la mañana, suerte que Claudia me recibe en su casa y al menos, podré dormir un poco en el autorex. Esta visita a la capital se debe a que uno de los requisitos para obtener mi visado es una radiografía y un examen médico, ambos hechos por doctores específicos que tienen contacto con la embajada Australiana en España y que solo se pueden encontrar en Barcelona o en Madrid. De por sí, el visado cuesta más de lo que jamás nos había costado ningún otro. Dinero, tiempo, y paciencia sobretodo. De todas maneras, nada sería lo suficientemente horrible como para poder quitarme las ganas de ir, pero desde luego, tengo ganas de terminarlo ya, ya y estar asegurada que voy a poder entrar sana, salva y sin nigún problema.

Para quien desee ir a Australia, recomiendo que se arme de paciencia y sobretodo que rellene todos los formularios con cuidado, ya que hay muchísimos. Y para los que no vivimos en Barcelona o Madrid, tengan en mente una visita a una de estas dos ciudades ya que será necesario. También es necesario acudir al notario para que acredite que todos sus documentos (pasaporte, ID, certificado de nacimiento, formularios, etc, etc) ((e incluso su inglés)) es verdadero.

Solo me queda decir…¡Que Dios me pillé bendecida! ¡Os seguiré contando!

 

xoxo

¡Hello world!

3 Sep

Hoy quedan exactamente 35 días para coger ese avión que nos llevará a la otra parte del mundo, (¡Literalmente!). ¡Tengo tantas ganas de que llegué ese día! ¡I can’t wait!

Supongo que ya que esta es la primera página de este diario-libro-albúmdefotos, en definitiva, blog, debo hacer una pequeña introducción para que otros lectores comprendan de que se trata.  Pues bien, tengo 17 años y me llamo Mar Aida Casañ Chao, ya ves, un nombre complejo (No soy china), soy española , de Valencia exactamente, pero en el año 2005 sin yo saberlo, la vida me dio un gran regalo, que fue dejar mi tierra e irme a vivir a Bruselas. Desde ese momento, he pasado los 6 últimos años viviendo en Bélgica, un país que no recomiendo, pero al cuál he tomado tremendo cariño. Y allí es donde conocí a Claudia Gutierrez Arbizu, mi compañera de viaje, y sobretodo, una gran amiga.

Las dos asistimos a l’Ecole Européenne de Bruxelles III, donde compartimos pupitre en más de una ocasión, pero eso, evidentemente, no es lo más relevante. Sonrisas, lágrimas,  historias, secretos, sueños, miedos, desdichas, consejos, creencias, pensamientos, bailes, risas, y muchas cosas más hicieron florecer nuestra bonita y juvenil amistad de hoy en día.
Uno de los sueños que compartimos, vino de repente, y se convirtió en una de las mayores ilusiones que jamás he compartido con alguien:  Australia.

Era nuestro último año de colegio y ambas teníamos una idea de lo que querríamos hacer tras él, pero ninguna estaba realmente segura. La idea de irnos un año antes de comenzar , aprender inglés y vivir tal aventura nos volvió locas. Años atrás ya  había tenido una “crísis-obsesiva-compulsiva” con “Cangurolandia” tal y como lo llamamos comicamente. Puede parecer una tontería, pero necesitaba ir a Australia, era como si algo me llamará desde allí, a pesar de que no conozco este país. Estuve buscando pues información sobre estudios mayores, la vida allí, precios, ciudades, incluso tickets de bus… digamos que todo lo necesario, y entonces, pasó. Me enamoré de Gold Coast, la ciudad de la costa dorada, en Queensland. Y ahí, amigos, es a donde nos dirigimos.

Vista de la playa de Gold Coast

Gold Coast es una ciudad que está situada al sur de Brisbane. Es el destino más turístico del continente, y dispone de una inmensa cantidad de maneras de entretenerse.
Nuestra escuela de inglés se llama Langports, y se encuentra en el mejor distrito de Gold Coast, y sobretodo, el más conocido y turístico: Surfers Paradise. A 5 minutos del mar, no dudo en que vamos a poder disfrutar de  los 70km de playa de la ciudad. ¡Y que no faltarán las tan famosas olas australianas sobre una tabla de surf!
Nos vamos 9 meses. Que es exactamente un año escolar normal. Hasta el 7 de Diciembre que cumplo 18 años, estaremos viviendo con una familia, pero a  partir de esa fecha, lo más seguro es que acto-seguido nos mudemos a una casa/residencia de estudiantes de la escuela que es  preciosa, y que nos va a dar un gran cambio en la vida hasta ahora, el ser independientes por primera vez.

Mi intención pues en este blog es narraros un poco la vida y los métodos de “super”vivencia que vamos a tener que utilizar en esta localidad Australiana tan lejos de casa. No dudo que va a ser una gran aventura y espero que muchos de vosotros me acompañeis en ella.

xoxo